Debates Desarrollo Urbano

Sociedad y Metrópolis Democrática

Ximena Gallardo / CA Delegación de Valparaíso , Comisión de Desarrollo Urbano.

 

Sociedad y Metrópolis Democrática

“El urbanismo es la pieza básica de la concepción de una ciudad, porque  si podemos ser “sostenibles” con “cohesión social” con “equidad territorial”, es porque alguien pensó que, solo se hace mejor sociedad a partir de una mejor ciudad. Jordi Hereu, Ex alcalde de Barcelona

 

¿Que es una mejor sociedad?

Así se abre el debate en el Congreso Internacional de Áreas Metropolitanas, organizado por la SUBDERE y el BID que se realizó hace pocas semanas en el imponente edificio del Ex Congreso Nacional en Santiago, no parece nada de casual que sea justo  ahí ,donde se gesta la república y en el salón plenario donde se toman las primeras decisiones democráticas del país, sea el encuentro donde se discuten y exponen referentes, casos e intenciones de ciudades metropolitanas y ciudad futura.

Democracia y ciudad parecieran ser dos conceptos que van de la mano, y a pesar de que parece absurdamente básico, da la impresión que no lo es tanto, sobre todo cuando se hace una lectura rápida de las ciudades en que vivimos. Estas no son precisamente producto de estudiadas estrategias de desarrollo, ni proyectos urbanos exitosos, están muy lejos de ciudades inteligentes y  sustentables. Nuestras ciudades son relativamente nuevas, aun en constante cambio y en proceso de metropolitización acelerado, avanzan mas rápido que la gestión administrativa y la gobernanza, crecen sin planificación y mas aun sin proyectos de ciudad democráticos.

El mercado y la especulación inmobiliaria lideran su crecimiento amorfo, donde la expansión urbana  va dañando muchas veces lo poco que queda de patrimonio  natural y construido del territorio y del paisaje, pero no solo eso, si no también, son ciudades que van evidenciando la polarización de la calidad de vida de nuestras población y generando zonas altamente segregadas.

La cruel verdad es que el crecimiento económico e inmobiliario que se toma grandes zonas del territorio termina prevaleciendo y queramos o no, construyendo  la metrópolis. Por ello se hace imprescindible definir una misión y  un proyecto de ciudad en función de que sociedad queremos  crear, una sociedad que se desarrolla en  estas ciudades, que se van conectando y construyen grandes áreas metropolitanas como territorios colectivos, hogar y soporte de una sociedad que genere instancias de dialogo de todos los actores, públicos y privados, donde se tomen decisiones de manera conjunta y efectiva al fin. Ya esta demás seguir hablando de que en 200 años no hemos sido capaces de crear ciudades “pensadas” y mencionar que a pesar de que el país vuelve a ser dirigido por presidente electo hace mas de   25 años aun no hemos sido capaces de establecer metodologías de desarrollo que nos alejen de la “dictadura urbana” en que vivimos, con ciertos privilegios para algunos, limites y vulnerabilidad para otros. Es el momento de abordar el crecimiento metropolitano con una visión integral y coordinada como un sistema eficiente y social.

Para salir de esta “dictadura territorial” como sociedad debiéramos en primer lugar, mas allá de la voluntades de cooperación, ser capaces de crear una nueva constitución que asegure el derecho y la gestión de los temas de territorio.

Compuesta por un conjunto de leyes, debe permitr acelerar el desarrollo de proyectos a nivel país y que a la vez pueda ser aplicada en gobiernos locales de manera autónoma, de tal manera que se garantice el desarrollo local, la identidad propia  y pueda dar  respuestas a necesidades reales, porque pareciera ser que la crecida de las ciudades promueve soluciones a nivel macro, que pierden muchas veces la perspectiva de para quienes se toman las decisiones sin importar la opinión y  pulso real de los territorios, debilidades y fortalezas particulares.

Una ley que además permita el traspaso de recursos desde los sectores mas ricos a otros mas pobres, con el fin de establecer un tope de recursos mínimos que nos acerque a una igualdad de condiciones económicas, no para el crecimiento equitativo, si no que para el desarrollo justo, diverso y con diferencias que pongan en valor las cualidades de cada territorio y su capital humano.

Antes de pensar en cómo operar en las áreas metropolitanas, se debe considerar la importancia de poseer una capacidad de gobernanza y de comunicación entre los ciudadanos, para así poder acordar las prioridades, exigencias y necesidades que se requieren para avanzar. Si queremos designar un área metropolitana, ésta debe tener una capacidad de generar información, planificación y participación para que tenga un resultado positivo”. Luis Valenzuela, Director del Centro de Inteligencia Territorial del Design Lab UAI.

Por otro lado, debiéramos ser capaces de crear como sociedad un plan estratégico general que permita  las transformación socio-espacial democrática de nuestras ciudades y regiones, que asegure que lo que se planifique se cumpla, misión y cumplimiento de la misión donde se  contemplen, infraestructura verde, transporte, vivienda, el sector productivo, social  y medio ambiente, de manera transversal. Con instrumentos que permitan la transformación de estas realidades, mediante un plan estratégico que impulse y promueva proyectos y obras de espacios públicos, parques metropolitanos y movilidad como sistemas complejos de apoyo mutuo.

Una sociedad donde se coordina la administración con un planteamientos común, obras publicas, vivienda, transporte, energía  y medio ambiente con un plan y objetivos conjuntos, con instrumentos de gobernanza administrativa y en distintos niveles, con criterios de  sostenibilidad, implementación de energías renovables, manejo eficiente de residuos, incorporación de aguas y sus ciclos, entre otros.

“Las ciudades han avanzado en su complejidad y con ello su forma ha perdido protagonismo. Hoy su contenido y el desempeño de las personas en ellas son, en esencia, lo principal a comprender, impactar y diseñar. Se debe hacer un esfuerzo para que los proyectos físicos se relacionen con los requerimientos sociales”.  Luis Valenzuela, Director del Centro de Inteligencia Territorial del Design Lab UAI

En resumen, a pesar de los cambios de escala urbana, no perder la visión que la ciudades no son unidades abstractas para entes abstractos, aun siguen siendo a pesar de su desarrollo, la unidad que nos cobija como seres humanos, donde se desarrolla nuestra vida, crecen nuestros hijos y caminan aletargadamente nuestros ancianos. El soporte que alberga realidades diversas que deben convivir con el medio natural y construido y  en un ecosistema en crisis.

 

 

 

Agregar un comentario