Debates Desarrollo Urbano

Vuelve el Arquitecto Ciudadano

Joan Saavedra /Presidente Comision Desarrollo Urbano

Consistente con los análisis sobre el estado de deterioro de Valparaíso y la urgencia por reaccionar, es que las urnas dieron la razón a lo que el Colegio y organizaciones sociales decían al unísono, que la ciudadanía vuelva a recobrar su Ciudad. Y los pasos a seguir, fueron claros haciendo un llamado a los Arquitectos de Valparaíso.

El Colegio durante el 2014, con motivo del mega incendio en nuestros cerros porteños, se decidió tomar una acción concreta mediante una propuesta de Reconstrucción para Valparaíso. Luego de mucho debate y alta participación, se fija una visión de ciudad centrada en la justicia urbana, aquella que permite sin distingo alguno que todos los habitantes puedan contar con bienes públicos y vivir en barrios bien provistos de áreas verdes, conectividad y viviendas dignas. En el corazón de la propuesta, está el parque metropolitano de Valparaíso, como parte de un sistema ambiental mayor, que incorpora  los Parques Quebradas, el Parque urbano-botánico O´higgins y Parque Cabritería, recalcando el cuidado que los corredores ecológicos deben tener para el equilibrio de la ciudad.

Posteriormente, se trabajó en un ambicioso Plan para el Borde Costero, el cual propuso mover la línea de MERVAL desde el borde hacia el centro de Valparaíso, hoy en estudio de prefactibilidad, pensando en recuperar el alicaído Barrio Almendral, centro potencial de la metrópolis. Segundo, toda expansión portuaria debe emplazarse en el sector sur, hacia la playa San Mateo. Mediante estas dos operaciones, se libera el borde costero urbano de Valparaíso conformando un nuevo escenario, que abre las ideas para un gran mercado turístico dentro de la Bodega Simón Bolívar, remate programático de la mixta Avda. Argentina, nuevo espacios libres para el ocio y la recreación en la losa costera, expresando la nueva vocación de espacio urbano vibrante de actividades en el antiguo sector eminentemente portuario. Así nos hemos imaginado el Borde Costero, abierto y lleno de vida para los ciudadanos.

Estas propuestas de escala Ciudad no son suficientes para avanzar hacia un Valparaíso Justo, se suma el trabajo con la comunidad organizada por defender la calidad de vida de sus barrios, buscando proteger aquellos valores tan sentidos por la comunidad que históricamente ha construido su trama urbana de manera heterogénea. No resiste análisis la irrupción de torres en los cerros, los formatos de segunda vivienda en los entornos patrimoniales con diseños de catálogo y la instalación de mega proyectos sin sentido, más que la rentabilización del suelo a costa de la vida barrial y el tejido social circundante.

Por esto, resulta importante avanzar en el consenso técnico y ciudadano del nuevo Plan Regulador, fundamental a la hora de ordenar y suprimir aquellas normas complacientes con el desarrollo basado en la utilidad y no urbanístico heredado de los ochentas. Hoy se cuenta con el reconocimiento de los patrones de asentamientos, densidades, sitio de patrimonio mundial y zonas de conservación históricas, elementos propios y particulares de Valparaíso que permiten construir su visión de Ciudad.

Así es como nuestra disciplina de la Arquitectura tiene estas dos facetas, la propositiva para una ciudad justa y otra que consume lo valioso para hacer mercado. Ttenemos una gran responsabilidad tanto ética como profesional; colaborar en construir los anhelos de la ciudadanía, prestando los conocimientos técnicos para una mejor calidad de vida. Incluso, liderando estos procesos. Nos preguntamos a menudo entonces cual es el perfil que se requiere para este objetivo. Quizás la respuesta no es tan sencilla, pero las elecciones del domingo pasado han dado algunas pistas.

Por primera vez en la historia de Valparaíso, dos Concejales electos con alta votación son Arquitectos. Segundo, pertenecen activamente al Colegio de Arquitectos de Valparaíso, con un sello de transparencia, probidad y buena fe en sus actos, tanto Claudio Reyes como Daniel Morales han sido destinados a iniciar este proceso de confianzas, entre la disciplina de la Arquitectura y la buena Ciudad.

Ambos, son en esencia, Arquitectos Ciudadanos, provienen de un gremio exigente en su compromiso por la Ciudad, por Valparaíso y su gente. Cuentan con una marcada trayectoria de colaboración e impulso de acciones ciudadanas, marcados por la aflicción de ver a la Ciudad caer y caer en injusticias urbanas. Por ello, comienza un nuevo ciclo para nuestro Valparaíso, donde las ideas y miradas del ciudadano a pie tendrán cabida en un cuerpo colegiado que respaldará su quehacer, propiciará el debate y seguirá proponiendo líneas arquitectónicas y urbanas de nuestra querida Ciudad, hoy con más fuerza que nunca para emerger.

Agregar un comentario